Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

En la vida hay cosas que te pasan y definitivamente Dios tiene un propósito en todas ellas, luego que entiendes esa parte espiritual te da cuenta que “esas cosas” se convierten en una carrera de resistencia mas no de velocidad, mi padre lleva 32 días ingresado en el Hospital Severo Ochoa.

Todo comenzó una tarde del 16 de octubre cuando llegué con Mamá de su 4º Quimio y mi padre “El Trueno” tenía 38 fiebre.

Corrí con el para el hospital Severo Ochoa en Leganés donde vivimos y después de estar 6 horas esperando en la puerta de urgencias me comunicaron que papá se quería ingresado.

Primero pensaron que era COVID y después de muchas pruebas los clínicos determinaron que mi papá tenía una bacteria (El Estafilococo) que debido a una mala gestión médica del codo había pasado a su sangre y se había alojado en la prótesis que le colocaron hace casi dos años anteriores en la vena Horta abdominal.

Comenzó nuestra carrera …. los cirujanos vasculares del Severo Ochoa  decidieron que mi padre debía ser operado por el team de médicos que realizó la primera operación y que lo trasladarían a la Fundación Jiménez Díaz.

Llevamos casi 20 días esperando el traslado, suplicándole a la doctora que nos dejara ver a mi padre, que no sólo su problema de la enfermedad sino que pensaran en la parte psicológica del paciente y nada, las órdenes del Hospital Severo Ochoa supuestamente eran estrictas solamente se podían visitar pacientes que estuviesen a punto de fallecer y que sus familiares podían visitarnos para despedirse y gracias a Dios no es el caso de mi padre.

Hoy 17 de noviembre la doctora me dice que venga a verle que su traslado al Jiménez Díaz ha sido denegado y que mañana veremos que pasa con la reunión de los cirujanos vasculares.

Y así estamos en la Sanidad Pública Española

Yo me pregunto:
¿Dónde está la humanidad?
¿Dónde está la gestión sanitaria de la Comunidad de Madrid?
¿Porqué mi padre no puede ser traslado a la Fundación Jiménez Díaz?
¿Con quien hay que hablar?
¿Acaso tiene que ser pariente de algún político, marqués o de la realeza?
¿Hay que ser rico, guapo, famoso o deportista de élite?

No me pidáis aplausos… la gestión de la sanidad pública española es pésima.

Los médicos de mi padre  ellos están haciendo su mayor esfuerzo pero el dinero y el poder mueve el mundo … definitivamente.

En que momento perdimos el sentido común, en que momento perdimos la humanidad y la responsabilidad.

No hay derecho … espero que esto tenga un final feliz de momento hoy a los 32 días pude ver a mi padre.

Deja una respuesta