Mi madre, la Leona de Judá

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Hoy quiero escribirles sobre mi madre, Basilia Mayra Cabrera León.

Mi madre es una mujer luchadora, incansable, no se agota nunca, su mente tiene que estar activa 500%, madre primero que nada en este mundo y mujer amada por mi viejo el mejor de los mejores con muchos defectos si, pero el mejor Felipón alias «El Trueno».

Mi madre me enseña cada día que el amor todo lo puede, que el amor todo lo soporta y que si hay algo importante en este mundo es “La Familia”, porque una familia unida, jamas será vencida, ese es su lema.

Es madre por encima de todo, no hay nada en este mundo que bloquee el amor que mi madre siente por nosotras tres: Margarita, Barbarita y yo (Estelita) su amor es infinito, por siempre y para siempre.

Pudiera contarles tantas historias de mi madre, LA GUERRERA, de sus hazañas, de como abrió el Mar Rojo con la ayuda de Dios para que yo viniera a España, de como cada día me daba aliento para que no regresara a Cuba, de como me escribía miles de emails llenos de ilusión y sabiduría, de cómo hizo el milagro de traerme a mi hijo Luis Felipe…

Mi madre, la Súper-Abuela con 5 nietos (Claudia, Luis Felipe, Abraham, Ester y Nerea), nos sorprende siempre con sus súper poderes, y uno de ellos es ser una leona.

La Leona de Judá, viene de una familia de mujeres fuertes, guerreras, con un espíritu y energía propias de las Amazonas, definitivamente mi inspiración, una auténtica Wonder Woman.

El día 28 de julio de este año, de camino a Cádiz por vacaciones, recibo una llamada de mi hijo Luis Felipe y me dice:
– Mamá, he dejado a la abuela en el hospital, se sentía mal y la llevé a urgencias.

No dijo nada más…

Primero pensé EL COVID, ohhh… tanto que cuidamos todos de mi madre por este terrible virus para que se venga a contagiar, no puede ser. Y así, comenzaron a salir a la luz todos nuestros miedos.

Cada minuto después de la noticia se hizo eterno, no sabíamos qué tenía y qué podría pasar, finalmente le dijeron a mi padre y a mis hermanas que la dejarían ingresada.

Pruebas, análisis, PCR, TAC, y Biopsia, cuando te mencionan esta última palabra el cuerpo comienza a temblar, la sangre por las venas te fluye más lento y te quedas paralizado, y piensas: «será que…» y viene a tu mente ese Señor, si si “El Innombrable” como en Harry Potter. Luego de un tiempo el médico nos comunica que lo de mi madre no es COVID, que eso es lo menos preocupante… me paralizo nuevamente. Que lo preocupante eran los ganglios y que seguiría ahí ingresada hasta ver el resultado de las pruebas.

La doctora Elizabeth Cordero, que tiene un papel fundamental en esta historia, siguió de cerca el caso de mi madre, minuto a minuto, sin descanso y a cualquier hora. Nos envió los informes y nos los interpretaba, porque verdaderamente no hay quién los entienda y más con toda la incertidumbre del ambiente.

El miércoles 05 de agosto, el médico le comunica a mi madre que posiblemente era “El innombrable” y que harían más pruebas para asegurarse o no que fuese así. A la espera eterna del resultado de la biopsia, que confirmaría o se descartaría el diagnóstico, si ese señor está en el cuerpo de mi madre o no y si tenía poca edad o estaba echando raíces.

Tres días después, camino de vuelta a Madrid de unas «Vacaciones», la doctora Elizabeth me informa que el informe parcial de la biopsia de mi madre confirmaba que su diagnóstico era “El Innombrable», del linfático. Y que había que esperar el final de los análisis para ver en qué estado esta y qué tratamiento llevaría.

Mi madre, la mas guerrera de todas las mujeres del mundo, la mas valiente, la mas llena de vida, a sus 74 años tiene una ardua labor, hacerse «amiga» de este señor, porque si te haces amiga de él y te lo echas en el bolsillo es pan comido, palabras de mi abuela Estela.

La vida no es como la imaginamos, la vida es como es, un día nos despertamos dentro de una pandemia, luego intentamos coger unas pequeñas vacaciones para recargar energías y voilà… nos comunican que la Leona de Judá tiene el “El Innombrable”, y qué te toca? pues seguir adelante y confiar que Dios no quiere que mi madre vaya todavía a los caminos de oro que tiene preparado para ella. En definitiva, esta batalla no podrá ganarle él, sino nosotros (todos) en familia y con mucho amor.

Mi madre sigue en el hospital, aún no tenemos el informe final de la comisión y el tratamiento que deberá llevar, estas cosas llevan su tiempo, tienen que reunirse el patólogo, el oncólogo y el clínico, para determinar los pasos a seguir y mientras, ella estará en el hospital. Como no podemos estar nosotros con ella, Nerea le envío a una guardiana llamada «La Ratoncita”. Ella se ocupará de mi madre y de ser su escudera en esta circunstancia que apenas comienza.

Mi madre, la Leona de Judá.
La Leona de Judá con La Ratoncita

Sé que mi madre esta preparada para la batalla y que su armadura es potente. ¡Lo lograremos mamá te aseguro que así será!

Te amo, hasta el infinito y mas allá, por siempre y para siempre. Esta contienda es de todos, a tu lado no podrá hacerte daño, será tu amigo y no le quedará de otra que aceptarlo.

“Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de la mandad en las regiones celestes.
Por tanto, tomad la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo estar firmes”

Efesios 6:12-13

Esta entrada tiene 10 comentarios

  1. Lizzie

    Como esa poderosa canción de Lucía Parker…»los muros caerán, las paredes hoy se rompen, Él es Rey Vencedor».
    Estamos convencidos de tu Leona de Judá va a vencer, lo hará otra vez y otra vez. Con Dios por delante!!!

  2. Mayra

    Gracias hija por tus palabras que te llenan de amor, fe, gozo y esperanza.

  3. Lissy

    Vienes de una estirpe de luchadoras, de mujeres que plantan cara y luchan con todas sus fuerzas por el amor, la familia y la vida…. tu mami es una miembro de ese clan, por lo tanto está «escrito» en su ADN con letras mayúscula la palabra GUERRERA y enfrentará esta lucha con valentía y el amor de todos los que la quieren bien… saldrá victoriosa, ya lo verás.
    Las mamis siempre nos enseñan y nos seguirán enseñando todos los días …. y esta batalla de tu amazona, será otra enseñanza de amor y constancia….
    Mi corazón está contigo, fuerza amiga Estela, un beso a las dos.

  4. Alexis

    Muchas personas están enviando sus fuerzas a través de esa ratoncita 🙏🏼🙏🏼🙏🏼🙏🏼🙏🏼🙏🏼
    La leona de judá saldrá más fuerte de esta.

  5. Beatriz Guerra

    Solo creo que queda decir en este escrito cargado de amor y sentimientos que la familia de Aristeo también forma parte de esa batalla que lucharemos o amistad que tendremos con EL INNOMBRABLE.!
    🥺😢🤍🤍🤍❤️

  6. Elizabeth

    Mayra es una guerrera y lo va a lograr , porque es muy positiva y una excelente persona y porque no está sola estamos todos con ella un beso inmenso

  7. Mary y thaly

    Confiemos en el Señor que su palabra no regresa vacía siempre cumple el propósito por el cual se envió te Amamos Mayra y sabemos que muy pronto estarás restaurada y sanada porque escrito está que por sus llagas y sus heridas nosotros fuimos curados y sanados en el Nombre de Jesús AMÉN.

  8. Lianette

    Estelita, son tantas las cosas que quisiera decirte que probablemente mi respuesta sería tan larga como tu blog. Siento mucho que tengas (tengan) que pasar por esta experiencia, pero como bien dices: “una familia unida, jamás será vencida”. Tienen que darse mucho apoyo entre ustedes y sobre todo mantener siempre un buen semblante y energías positivas alrededor de tu madre. Es importante que ella sienta que esto es solo una batalla que vencerán juntos. Fuerza y fe amiga…

  9. Martha Barea

    A mi me consta que es una guerrera y tiene un corazón enorme
    Le mandamos desde Panamá todo cariño y fuerza para curarse y oraré siempre para que venza todas las dificultades❤️😘

  10. Diana rosa

    Me da un gran gusto ver como florecen tus palabras llenas de amor elogiando a tu mami..la que nacio para ser leona sabra luchar en la selva de la vida.y Dios nuestro guerrero mayor nunca la defraudara

Deja una respuesta