Nuevamente en el Caribe

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Nuevamente en el Caribe

Y así después de casi 10 años volví al Caribe, mientras iba en el avión sentía una sensación rara y emocionante, me tuve que tomar una valeriana porque un vuelo de 8 horas para mi es demasiado. Bañarme en el mar Caribe era un deseo y una sensación tan infinita que apenas me lo creía. ¡VOLVÍA AL CARIBE! y estaba tan cerca de mi Cuba bella… que sentía la tocaba con las manos.

Cuando era niña mis abuelos paternos vivían en un pueblito del Escambray llamado “Agabama” mis padres trabajaban mucho y durante el verano me llevaban allí con mi abuela Marina, mi abuelo Cheo y mis tíos Gladys y Eloy. Que veranos aquellos en el río, robándole las chicharritas de plátano a mi abuela, y comiendo mamoncillos a saco. Al ser hija única por parte de mi padre era la favorita y cuatro meses después nació mi prima Mildrey con quien compartí tantas y tantas hazañas de niña… aún compartimos, pero desde la distancia.

Ser inmigrante me lleno de valentía, una palabra que muchos de ustedes conocen muy bien. Siempre pensé que cuando me fui de Cuba jamás volvería a ver El Caribe, que alejarme de mi familia y de no poder estar con ellos me provocaría tantas cosas malas, pero aquí estoy, pisando tierra dominicana que es como estar de nuevo en mi casa.

Cuando llegué al hotel lo primero que me encontré en el cajón de la habitación fue una vela blanca y unas cerillas, y dije “¡Madre mía, aquí también se va la electricidad!” jejeje y así mismo fue, pero nada se compara con la hermosura de las playas, el Mamá Juana y el excelente servicio de los trabajadores del hotel Natural Park en Playa Bávaro.

Pero si, inmigrante cubana, llegué a pensar muchas veces como dicen los Caribeños “que algún día volvería a mi tierra” y aunque no estaré en Cuba para mi Dominicana es como si lo fuera, es volver a pisar de dónde vengo, donde nací, y donde me crié…El hermoso Mar Caribe.

¡Gracias por leerme!

 

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Me alegro que en mi país, muy parecido al tuyo te haya sentido en casa, los caribeños somos uno solo y aunque Noé s tu propia tierra es el mismo mar, siempre serás bienvenida a ese pedazo de tierra.
    Un saludo
    Una dominicana en Esoaña te escribe.

    1. Muchas gracias por tu comentario Karina, un abrazo grande desde Madrid. Bienvenida a mi blog.

Deja un comentario

Cerrar menú